jueves, octubre 19, 2017
Banner Top

Imagínate despertar un día común en los primeros años del siglo XVI, alistarte para ir por la misa del día, ya que de eso depende tu salvación eterna, llegar a la iglesia y encontrarte con una música que suena muy rara y que ni entiendes. Sí, no la entenderías porque se cantaría en latín, y te sonaría rara porque no sería el estilo musical que estás acostumbrado a escuchar en el diario vivir. No se tú, pero para a mí sería una experiencia desagradable y me quedarían muy pocas ganas de asistir a la iglesia. Lamentablemente, esa era la experiencia de una persona común antes de que Martin Lutero redescubriera el canto congregacional en las Escrituras.

La música en la vida de Lutero

Mucho se habla y se sabe del papel reformador de Lutero. Aquí en contéxtico hemos hablado de Él y hablaremos mucho más este año de su papel en la Reforma Protestante. Sin embargo, siempre se hace referencia a sus redescubrimientos en la autoridad de la Biblia o la justificación por fe y poco se habla de su papel como músico y compositor, o como reformador de la música en la iglesia.

Muchos de los amigos de Lutero llegaron a decir que él era mejor músico que teólogo. Clic para tuitear

Para algunos quizá esto sea una sorpresa, pero muchos de los amigos de Lutero llegaron a decir que él era mejor músico que teólogo, lo cual nos dice mucho acerca de su labor en esta área. Los 38 himnos que compuso dan evidencia de sus destrezas musicales. Y en sus propias palabras el expresó la importancia que la música tenía en su vida:

La música es un regalo y generosidad de Dios, no un regalo del hombre. Ahuyenta al diablo y hace a las personas felices; te induce a olvidar toda ira, impureza, arrogancia, y todo otro vicio. Después de la teología yo pondría a la música en el lugar más alto y con el más grande honor.

No es de sorprendernos, entonces, el empeño que el monje alemán puso para reformar también este aspecto de la iglesia de su época. Cómo ya mencionamos, la música en la iglesia antes de Lutero era fría y sin sentido para el laicado. De hecho, estos cantos eran cantados sólo por los monjes y los coros designados, la congregación no cantaba ni una “j”, porque todo era en latín. Pero luego de Lutero, como menciona el historiador Stephen J. Nichols, el laicado pudo no sólo oír palabras que ellos entendieran, sino que ellos pudieron también cantarlas por ellos mismos.

La reforma de Lutero en el canto congregacional

Muchos antes de Lutero intentaron establecer el canto congregacional en la iglesia, pero con poco éxito lamentablemente. Fue entonces, el reformador, quien encaminó la música en la iglesia a una nueva era. Fueron al menos cuatro aspectos en los que Lutero reformó este aspecto de la iglesia; 1) los cantos se cantarían en el idioma de la gente, 2) los cantos podrían ser cantados por el pueblo y no sólo por el clero, 3) Los cantos estarían centrados en Cristo y el evangelio, 4) los cantos formarían parte esencial de la liturgia en la iglesia. Y aunque estos cuatro aspectos nos parezcan bastante normales en nuestros días, en los días de Lutero no lo fueron y fue un aspecto más en el que sus oponentes lo consideraron hereje.

Las ideas del reformador alemán sobre la música en la iglesia no sólo quedaron en simples pensamientos, sino que lo llevo a la práctica. Lutero entonces comenzó a escribir y componer himnos en alemán y con un estilo musical pertinente a la época. Compuso su primer himno en 1523, y el resto de su vida compuso otros 37, incluyendo su pieza maestra “Ein feste Burg ist unser Gott” (“Castillo fuerte es nuestro Dios”), compuesta en 1527. Y todo esto acompañado de buena contextualización en cuanto al uso de instrumentos para acompañar el canto en la iglesia y un equilibrado pensamiento en cuanto al arte, como él mismo dijo:

No soy de la opinión que todo arte debe ser desechado y destruido por causa del evangelio como algunos protestantes fanáticos opinan. Por el contrario, yo podría felizmente todo el arte al servicio de aquel que nos lo ha dado y creado.

Como el mismo Lutero menciona, no todos los reformadores fueron del mismo pensamiento. Zwinglio fue de una posición más extremista destruyendo y sacando todo tipo de arte de la iglesia. Y Calvino reclamó la salmodia, el uso exclusivo de los Salmos para alabar a Dios. Sin embargo, afortunadamente, la mayoría siguió el pensamiento de Lutero y decenas de hombres dotados por Dios comenzaron a escribir himnos. Nichols resume bien el trabajo reformador de Martin Lutero en esta área:

Lutero reformó totalmente las prácticas medievales de la adoración y canto en la iglesia. Movió la liturgia de sus bases teologicas defectuosas y las puso sobre la base sólida de la obra de Cristo. Escribió himnos y piezas litúrgicas en el idioma común para que los miembros de la congregación en Wittenberg, así como en toda Alemania, pudieran cantar con comprensión. Aunque no nos demos cuenta plenamente de elo, cada día que nos reunimos en el día del Señor para cantar nuestras alabanzas a Dios, le debemos mucho a Martín Lutero.

Desde Lutero hasta Hillsong

Y aquí estamos, cinco siglos después, cantando en nuestro idioma cada día que nos reunimos como iglesia. Quizá la mayoría ya no se encuentra cantando “castillo fuerte es nuestro Dios”, ahora la mayoría cantan canciones de Hillsong. Sea lo que sea que cantes, tenlo por seguro, se lo debes en gran medida a Lutero. Las bases teologicas que el reformador alemán puso bajo la alabanza congregacional permanecen bien cimentadas en cada iglesia protestante.

Sea lo que sea que cantes, tenlo por seguro, se lo debes en gran medida a Lutero. Clic para tuitear

Seas presbiteriano cantando himnos o seas más moderno cantando Hillsong, tenemos mucho que celebrar este 31 de Octubre. Sin la obra de Dios a través de Martín Lutero, seguiríamos aburriéndonos cada domingo al escuchar a unos monjes cantando cantos gregorianos en latín. Seguiríamos sin la libertad de adorar a Dios en nuestro idioma y con la música que nos identificamos.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social