Miércoles, Septiembre 20, 2017
Banner Top

Uno de mis profesores en él Instituto Bíblico trabajó como capellán en un hospital y tenía una gran cantidad de anécdotas referentes a la vida y la muerte. Sin embargo, la mejor historia que nos contó fue sobre una cita con su ahora esposa, en aquel entonces eran solo novios y en una cena ella preguntó que pensaba él sobre las mascotas. Supongo que yo cuidaría mi respuesta, pues esos detalles son importantes para algunas personas; pero mi profesor simplemente expuso lo que pensaba del tema. Cuando ella quiso saber si ellos tendrían mascotas, mi querido profesor dijo que si, pues el quería que sus hijos estuvieran familiarizados con la muerte. Por supuesto que el no estaba comparando la muerte de un humano con la muerte de un animal, pero para muchos niños, su primer encuentro con la muerte es en alguna mascota, y mi profesor creía que eso era muy sano para sus hijos.

Aquella historia me pareció divertida; nos parecía el comentario menos romántico que podías dar en una cita con tu futura esposa, sin embargo, aquella respuesta tocaba un tema que solemos ignorar como cristianos: la importancia de pensar en la muerte.

El mundo entero está informado sobre la tragedia del Club Chapecoense. Mas de 70 personas perdieron la vida en un accidente aéreo muy cerca del aeropuerto de Medellín, Colombia. Ese vuelo tenía el propósito de transportar a periodistas y personal y jugadores del club de fútbol brasileño Chapecoense. Las redes sociales y los medios de comunicación se han encargado de darnos todos los detalles sobre este trágico suceso; como algunos de ustedes ya saben, en Contéxtico somos aficionados al fútbol, y al ser una noticia referente al deporte, debo decir que ha sido muy impactante y triste conocer las diferentes historias de estos hombres que viajaban hacía el sueño de cualquier jugador de fútbol: ser campeón.

Pensando en la Muerte

En medio del impacto emocional que estas historias causan, también somos retados a pensar como cristianos, a que esto nos lleve a buscar glorificar a Dios y una de las conclusiones que podemos obtener de esta crisis es que una vez mas el mundo expone su necesidad de Eternidad, pues Dios ha puesto eternidad en sus corazones (Ecl 3:11) y nosotros tenemos las respuestas que ellos necesitan escuchar, para que este suceso no sea solo un evento aislado (porque no lo es), sino que parafraseando a Jesús podamos afirmar que “esta (tragedia) no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por medio de ella” (Juan 11:4).

No quiero mostrarme indiferente ante el dolor de las familias, los amigos y la afición. Es tiempo de orar por ellos, de llorar con los que lloran y de ofrecer amor. Tampoco es mi deseo que veamos los sucesos tristes como eventos fríos que solo nos llevan a pensar teología. El conocimiento sin amor es terrible.

Pero también creo que es importante entender que Dios teje cada circunstancia con el propósito de darse a conocer a nosotros, para que su Nombre sea glorificado. Él es Soberano y nosotros sus siervos debemos aprovechar cada situación para darle a las personas aquello que dará sentido a sus vidas y a sus muertes: Jesucristo.

Uno de mis textos favoritos y por el cual mi profesor contó su anécdota sobres las mascotas, es Eclesiastés 7:2. Creo que Dios lo dejó muy claro a través del rey Salomón:

Vale más ir a un funeral que a un festival. Pues la muerte es el fin de todo hombre, y los que viven debieran tenerlo presente. (NVI)

Dios quiere que pensemos en la muerte, y en medio de esta terrible tragedia, el ha llenado las redes sociales de mensajes que hablan del cielo, de la vida, de la muerte, de la eternidad. Incluso algunos amigos incrédulos me preguntaron si había alguna posibilidad de que en el cielo se jugara fútbol.

Lo eterno apunta a Jesús

Desde siempre, Satanás ha impregnado el mundo con un pensamiento que ignora la muerte. En Edén la serpiente engañó a Eva con la promesa de “Ciertamente no moriréis” (Gn 3:4); esa mentira sigue invadiendo las mentes y los corazones de los hombres. Las personas buscan callar sus conciencias que gritan “eternidad”, incluso como cristianos olvidamos que somos peregrinos, que este es un hotel en el que estamos de paso, pero que nuestra ciudadanía está en los cielos (Fil 3:20). Los creyentes y los incrédulos quieren ignorar a la muerte, pero esta nos llega a todos, es el fin de todos los hombres.

Pensar en la muerte es pensar en lo eterno, pensar en lo eterno es pensar en Jesús. Clic para tuitear

C.S. Lewis no estaba equivocado al decir que “el dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos”. Dios quiere que pensemos en la muerte y nos ha enviado un recordatorio muy fuerte, después de esto seguiremos recibiendo esos avisos. Aunque el mundo entero conspire contra el pensamiento de lo eterno, Dios ha gritado a nuestras conciencias, y el quiere que las personas piensen en la muerte, pues Jesucristo es el único que la ha vencido, y el único que ofrece la Vida Eterna. Pensar en la muerte es pensar en lo eterno, pensar en lo eterno nos lleva a la Cruz.

Más vale ir a un funeral que a una fiesta, pues nos hace bien recordar que algún día moriremos. Ec 7:2 (TLA) Clic para tuitear

Adrián Capitaine
Esposo de Llanura. Pastor de Horizonte Villahermosa. Estudió Biblia y Teología en el IDEX y posteriormente en el IBDA. Ahora también sirve como maestro en este último.

Doy gracias a Dios que me salvó y me tuvo por fiel para el ministerio.

"Estad contentos con ser nadie, porque eso es lo que sois" - Spurgeon.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos también

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social