Harry Potter, Supermán y el Evangelio

La saga de Harry Potter fue escrita por J.K. Rowling, quien se denomina como una cristiana que se formó leyendo a C.S. Lewis. Harry es un niño mago que perdió a sus padres a manos del villano de la saga, y a lo largo de 7 libros llenos de acción, diversión, amistad y magia, habrá de crecer y luchar contra el mal con la bandera del auto-sacrificio, hasta finalmente tener que vencer a la muerte con su misma muerte.

Hace tiempo leí un articulo en The Gospel Coalition donde reflexionaban sobre como esta saga fue radicalmente rechazada cuando recién salían los primeros libros y las primeras películas; pero esa animadversión fue disminuyendo conforme avanzaba la historia. Es una realidad que hoy muchos cristianos disfrutan leyendo los libros o viendo las películas de Harry Potter, y esto se puede deber a dos factores: 1) la tolerancia hacia temas de magia fue creciendo a medida que se reflexionaba sobre la real trascendencia de este tema en una saga de ficción para niños o 2) los cristianos se sintieron atraídos por una historia de redención, donde un joven que parecía débil se sacrificaba voluntariamente y entregaba su vida para derrotar al representante del mal.

No tiene ningún sentido dar mi opinión respecto a la validez de ambos argumentos; pero debo decir que siempre me sentiré atraído por historias de heroísmo, en  especial historias que muestren a alguien dando su vida por los demás para derrotar la maldad. Por eso muchos cristianos disfrutan El Señor de los Anillos, Matrix o Superman; pero no son solo los cristianos quienes aman estas historias, sino todo el mundo. Un gran porcentaje de blockbusters o exitos de venta son las películas o libros que descansan sobre héroes que se sacrifican por la humanidad.

Supermán, el falso dios de DC

Aunque soy muy de Batman, me encanta Superman y me queda claro que muchos cristianos se sintieron incomodos con la reciente película que reunió a ambos héroes. En El hombre de acero, el primer filme sobre de Zach Snyder Superman, el director introdujo la cosmovisión de Superman; aquí se nos presenta a Supermán como un ser que no pertenece a este mundo, enviado por su Padre como un bebé a la tierra con la misión de salvar a la humanidad. ¿Te suena? Esto ha sido Superman desde siempre y no es una idea del director, pero Snyder quiso explotar este mensaje a grandes proporciones y en El amanecer de la justicia sus ideas llegaron a su climax; aquél hombre enviado a morir dio su vida por aquellos que le rechazaban, para después resucitar con mas poder (Spoiler Alert: Supermán está vivo).

Es interesante que Zach Snyder tenga tanta simpatía por la historia del evangelio, y así como él hay muchos escritores y creativos que identifican este tipo de historias como aquello que el mundo que ver o leer.

Harry Potter venció a la muerte.

Potter ha estado buscando destruir a Voldemort, pero al final de sus días se da cuenta que Voldemort tiene el poder de la muerte, llegando a comprender que para destruir a su rival, tiene que morir para que la muerte llegue a su fin y Voldemort pierda su poder.

Quiero aclarar que no estoy comparando a Jesucristo con estos héroes, ni siquiera estoy afirmando que Superman o Harry Potter sean tipos de Jesucristo; eso sería bastante inadecuado. Pero es evidente que el mundo está ofreciendo Héroes que guardan ciertas similitudes a nuestro Salvador y su obra, y el hombre adorador está consumiendo estas historias con una tremenda fascinación. Hoy en día Harry Potter y Supermán son dos iconos de la cultura pop y sus mismos nombres representan millones de dólares.

¿Porque son tan irresistibles este tipo de historias?

Cada ser humano con la habilidad del pensamiento tiene una cosmovisión y la cosmovisión es la manera en la que verá e interpretará el mundo. En este punto, Dios creó al ser humano con un punto de partida en su cosmovisión y es la adoración. Nuestro corazón fue diseñado para adorar; somos adoradores y constantemente estamos buscando objetos de adoración.

Como cristianos, tenemos en Dios mismo el motivo por el cual hacemos todo, en Jesucristo tenemos la verdadera historia de la redención. Por medio del evangelio se nos ha revelado la pieza faltante que nuestro corazón necesita para estar satisfecho en nuestra necesidad de un Salvador, pero allá afuera hay millones de personas que están buscando satisfacer un corazón adorador en otros elementos; ellos buscan héroes a quienes seguir. Las personas sienten fascinación por estos hombres que pelean contra villanos que amenazan la paz en la humanidad y durante sólo algunas horas están recibiendo placebos con los que sienten alivio a su gran necesidad, pero son solo placebos, no hay una real cura, por eso siempre hay deseo de consumir mas de esto y las casas productoras lo saben.

El Héroe verdadero. 

Aunque hay elementos del cine, los libros y los cómics que son inherentemente pecaminosos, es incorrecto afirmar que todo lo es. Lamentablemente como cristianos tendemos a buscar un incongruente ascetismo que nos deja mal parados en un mundo que clama por respuestas. Nuestra postura ministerial siempre ha sido rechazar el pecado, buscar la pureza y la santidad, pero también el ejercitar nuestro discernimiento con el uso sabio de nuestra libertad: todo nos es licito, pero no todo nos edifica.

El motivo por el cual las personas aman estas historias, pero odian escuchar de Jesús, es porque la carne se opone naturalmente contra este mensaje (1 Corintios 2:14, Romanos 8:7-8, Efesios 4:18), y porque los hombres gentilmente aceptarán a heroes y salvadores de ficción a quienes no tienen que rendirle cuentas; pero rechazarán al Dios Verdadero, quien no solo vino al mundo como Salvador, sino también como Señor. Supermán, Harry Potter, Frodo y Neo no demandan nada de mi y puedo ignorarles, pero el Dios creador es Rey de Reyes y Señor de Señores. La Biblia enseña que los hombres reconocen la existencia de Dios, pero deciden rechazarlo y crean sustitutos del Dios Verdadero, creando falsos salvadores (Romanos 1:20-23, Salmos 14:1).

Jesús es el único héroe que da su vida por su enemigo. Clic para tuitear

Bajo este pensamiento, muchos incluso puedan pensar que esos héroes son mas atractivos para el mundo con justa razón, pero lo que sabemos es que esos héroes son falibles, inmorales, dubitativos, y muchos incluso tienen motivaciones egoístas. Pero lo mas importante es que esos héroes son mera ficción, no ofrecen nada real, solo sensaciones. La Salvación es una necesidad real, el hombre vive bajo condenación y necesita un Salvador. El hombre es enemigo de Dios, el hombre le ha fallado a Dios en tantas maneras, pero a pesar de eso, Dios nos amó tanto envió a su hijo para morir por nosotros; en efecto, Jesús es el único héroe que da su vida por su enemigo.

Nosotros conocemos al verdadero salvador la humanidad, y ese héroe nos dejó una misión: contar al mundo su historia. Clic para tuitear

Como cristianos debemos aprovechar que nuestro Soberano Dios está despertando las conciencias y los corazones para alcanzar a aquellos a quienes él quiere salvar. No debemos ignorar que la gente está buscando respuestas en lugares equivocados porque no quieren saber nada de Dios, pero tampoco podemos pasar por alto que Dios les ama y quiere alcanzarles con la verdad del evangelio y él constantemente nos está presentando oportunidades para anunciarles de Jesús. La gente está pagando millones por leer y ver una historia de sacrificio; nosotros tenemos un libro sobre esa historia: La Biblia. La gente ama a los héroes y caudillos que se presentan como  los salvadores del mundo; nosotros conocemos al verdadero salvador la humanidad, y ese héroe nos dejó una misión: contar al mundo su historia.

Adrián Capitaine
Esposo de Llanura. Pastor de Horizonte Villahermosa. Estudió Biblia y Teología en el IDEX y posteriormente en el IBDA. Ahora también sirve como maestro en este último.

Doy gracias a Dios que me salvó y me tuvo por fiel para el ministerio.

"Estad contentos con ser nadie, porque eso es lo que sois" - Spurgeon.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...