El sacrificio que los teólogos de internet no desean

En la actualidad quedan cientos de grupos etnicos y pueblos que no conocen el evangelio; son tantos, que los mismos que reúnen estos datos, no se ponen de acuerdo en un número exacto. La Gran Comisión fue hacer discípulos de cada grupo etnico y, mientras miles mueren sin Cristo, miles de cristianos (muchos de ellos jóvenes) entregan su tiempo, sus energías y sus talentos en debatir sobre teología en las redes sociales y en los cientos de blogs qué hay en la Internet. Esto es muy triste.

Nuestra teología no sirve para mucho cuando hay miles de pueblos que aún no tienen el evangelio. Clic para tuitear

No creo que sea inherentemente pecaminoso involucrarnos de gran manera en teología por medio del Internet. De hecho, CONTÉXTICO sirve para ello, queremos proclamar la verdad de las Escrituras a través de estos medios. Pero también tenemos un corazón fuerte para las misiones y estamos estrechamente involucrados en la expansión del evangelio a todos los grupos etnicos del mundo. Lo que queremos establecer es qué nuestra teología no sirve para mucho cuando hay miles de pueblos que aún no tienen el evangelio, y es bastante triste que este despertar que ha surgido en Latinoamérica hacia la verdad de las Escrituras no se ha visto debidamente reflejado en las misiones mundiales.

Pocos desean el sacrificio.

La razón principal por la que el despertar teológico de occidente no se ha visto reflejado en las misiones hacia oriente es que la mayoría de los jóvenes “teólogos” prefieren estar detrás de sus móviles, tablets o laptops que en el frente de la batalla arriesgando sus vidas por el evangelio. Es fácil leer muchos libros y hablar mucho de teología entre creyentes, pero es muy difícil dejar tu cultura, tu país, tu familia y tu iglesia para ir donde no hay iglesias ni creyentes, donde tienes que aprender un nuevo idioma y una nueva cultura para compartir el evangelio a aquel que nunca lo ha escuchado.

Jesus dijo que aquel que quisiera ser su discípulo debía tomar su cruz y morir por causa del evangelio (Mr. 8:34-35). Las misiones proveen una oportunidad para vivir literalmente las palabras de Jesús, sin embargo, pocos quieren tomar ese camino. Es increíble pero los ministerios y sus páginas en Facebook tienen de miles de seguidores, pero seguimos sólo con un puñado de misioneros latinos que están yendo al mundo a dar sus vidas por causa del evangelio. ¿Será que todos quieren la comodidad y el orgullo que ofrece saber mucho de Biblia y teología, pero nadie quiere tomar el sacrificio de perderse en el anonimato para proclamar el evangelio?

Pocos quieren tomar el llamado de Pablo.

Una de las raíces del problema es que la mayoría de estos teólogos de Internet están dedicando mas tiempo a la lectura libros de teología que de la Biblia misma, y esto definitivamente afecta nuestra comprensión de la intención misionera de Dios; pues los libros teológicos son temáticos, pocos hablan específicamente de misiones y aún la mayoría de las “Teologías”, aunque son libros fundamentados en la Biblia, el tema de las misiones palidece ante lo sistemático. Cualquier buen Teólogo hablará sobre Soteriología, Escatología, Teología Propia o hasta eclesiología, pero lamentablemente el tema de misiones está ausente aún en tomos de mas de 1000 páginas.

La Biblia trata sobre la intención misionera Dios y el sacrificio que el hizo para alcanzar a los no alcanzados Clic para tuitear

El deseo de Dios de expandir su gloria a todos los pueblos es un tema que está desde génesis hasta Apocalipsis. El corazón mismo de la Biblia trata sobre la intención misionera Dios y el sacrificio que el hizo para alcanzar a los no alcanzados, entregando a su Hijo por nosotros. Uno de los ejemplos más claros lo encontramos en el Apóstol Pablo; el hombre que más libros de la Biblia escribió fue también el más involucrado en misiones. Pablo dejó claro en Romanos 15:20-21 cual fue su llamado:

“Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán.”

Al parecer todos quieren ser el escritor y el teólogo que fue Pablo, pero sin ser el misionero que fue. Nadie quiere tomar el llamado de Pablo, todos creen que pueden convertirse en el Pablo escritor y el Pablo teólogo sin ser el Pablo que sacrificó su vida sufriendo por causa del evangelio; eso no es posible, pues no tendríamos prácticamente ninguna de las epístolas paulinas si Pablo no hubiera seguido el llamado de Dios para ser luz de los gentiles y salvación hasta lo último de la tierra (Hch. 13:47).

Un llamado para los “teólogos” de Internet.

Amigo, si tú eres de aquellos que te gusta aprender de teología y Biblia, que te gusta debatir por la redes sociales, que amas las confesiones, las doctrinas de la Gracia y eres seguidor de un gran número de ministerios a través de Internet, te invito a considerar lo dicho en este artículo. No lo hago en un tono autoritario o juzgando solamente, quizá tu caso sea muy diferente a lo descrito aquí, pero considera que hay un llamado fuerte en las Escrituras de ir hasta lo último de la tierra proclamando la verdad del evangelio; de hecho, todo nuestro conocimiento en Teología es solo el puente para poder conocer al Dios a quien servimos, y es una terrible incongruencia afirmar conocer mucho de Dios, pero ignorar o tener en poco su deseo de que vayamos a las naciones y que Él sea glorificado a través de la predicación del evangelio.

Tendrá más recompensa alcanzar un alma con el evangelio, que ganar un debate de teología. Clic para tuitear

No desperdicies tu tiempo, energía, talentos, dones y vida gastándote para ser el teólogo más dotado de Internet; mejor dedica todo ello para alcanzar a los no alcanzados. Sacrifica tu vida por causa de las misiones mundiales. Considéralo, tendrá más recompensa alcanzar un alma con el evangelio, que ganar un debate de teología.

Termino con unas palabras que nuestro hermano Paul Washer dijo en un contexto parecido:

Sal, y no te envuelvas en derramar agua en una tierra que está saturada, sal con tu vida y predica el evangelio a las naciones que no conocen a Cristo... Joven, ve a algún lugar y muere, donde sólo Dios y el infierno conocerán tu nombre… no pienses que América te necesita tanto”.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...