Miércoles, Septiembre 20, 2017
Banner Top

A finales del año pasado, terminé de enseñar el evangelio de Juan expositivamente en el grupo de jóvenes que en aquel entonces lideraba. Sin duda, ésta fue una de las mejores experiencias ministeriales de mi vida. Durante dos años, sábado tras sábado, me tocó exponer verso a verso este fascinante evangelio. Me tocó ver a algunos de estos jóvenes crecer y enraizarse en su fe a través de este estudio. Sin embargo, a decir verdad, no creo que nadie haya sido tan beneficiado como yo. Semana tras semana estuve haciendo exegesis y analizando verso por verso lo que Juan escribió. Una experiencia que marcó mi vida cristiana.

Hay muchas cosas con las que me quedaría de este evangelio. La manera en la que Juan teje su argumento principal es magistral, de inicio a fin hay algo con lo que el apóstol trata de decirte que Jesús es Dios y que debes creer en Él. Luego, la forma en la que se expone el conflicto de Jesús con los fariseos es simplemente emocionante, con el paso de los capítulos el conflicto va creciendo hasta llegar al clímax; la crucifixión. Pero entre todo esto, hay algo que llamó mucho mi atención; Juan registra algunas de las enseñanzas más calvinistas que Jesús dio, ¿acaso el apóstol era calvinista?

Antes de que te molestes conmigo, déjame aclarar a que me refiero. Por supuesto que Juan no era calvinista, por el simple hecho de que Juan Calvino vivió quince siglos más tarde. También, por supuesto que Jesús no enseñó el calvinismo, Él enseñó la verdad. Lo que trato de decir, es que puedes encontrar las doctrinas de la gracia (calvinismo) en este evangelio. Algunos de los pasajes que fuertemente apoyan a estas doctrinas se encuentran en Juan. Y aunque desde mi punto de vista el evangelio de Juan apoya los cinco puntos del calvinismo, déjame concentrarme sólo en tres, que a mi parecer, son muy claros a través del evangelio: La depravación total, la elección incondicional y la perseverancia de los santos.

Depravación total.

La depravación total enseña que el hombre está totalmente corrompido, de tal manera que ha quedado inhabilitado para escoger el bien. Esta doctrina se ilustra perfectamente en este evangelio con la incredulidad de las personas. Desde Juan 3:19 se nos dice que los hombres han amado más las tinieblas que la luz, concepto que se aclara en la triste historia de los fariseos. En cada dialogo que Jesús tiene con este grupo judío les quiere dar a entender que están depravados y necesitan el evangelio. Jesús les dice que aunque le han visto, son incapaces de creer en Él (Jn. 6:36). Les dice que son esclavos del pecado y la única forma de ser libres es por medio de Él (Jn. 8:33-36). Y también les dice que ellos no creen porque no son parte de su rebaño (Jn. 10:26). La actitud de los fariseos ilustra perfectamente la depravación total, no importaba que hiciera Jesús, ellos no podían creer en él, estaban ciegos.

sheep_2724972b

La acusación más fuerte por parte de Jesús a los fariseos se da en Juan 8:43-44, los llama “hijos del diablo”. Si analizas el contexto, notaras que esta acusación apoya el mismo punto. En el v. 43 Jesús les dice que ellos no le entienden porque no pueden escuchar su mensaje. ¿Y por qué no pueden escuchar su mensaje?, porque son hijos del diablo, ya que desean y hacen lo mismo que el diablo. Jesús, de una u otra manera, les muestra a los fariseos que su incredulidad es producto de su corazón depravado.

Elección Incondicional.

La elección incondicional enseña que Dios nos escogió libremente para salvación desde antes de la fundación del mundo por su sola voluntad y amor incondicional. Esta doctrina es claramente expuesta en este evangelio. Una declaración fuerte al respecto la tenemos en Juan 5:21, donde Jesús dice que de la misma forma que el Padre, el Hijo (ósea Jesús mismo) da vida a los que quiere. El punto se aclara en el siguiente capítulo, en Juan 6:37-40, Jesús dice que los que vendrán a Él, serán aquellos que el Padre le dé. Y más contundente es el v. 44; “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere”. Esto implica una acción voluntaria de Dios, nos trae a Jesús para que creamos en Él. Esto es, en esencia, elección incondicional.

Posteriormente, en el capítulo 10 Jesús habla de un rebaño de ovejas que Él tiene. De entrada, cualquiera pensaría que se refería a los discípulos que hasta ese momento ya habían creído. Sin embargo, al analizar todo el capítulo nos damos cuenta que Jesús habla tanto de sus discípulos actuales, como de aquellos que en un futuro le seguirían. En el v. 16 Jesús habla de otras ovejas que tiene en otros rediles, y esas ovejas serán traídas por Jesús al rebaño. Pero nota algo, según este versículo, ya son ovejas de Jesús, aunque ni habían escuchado el evangelio. Esto es elección incondicional.

Una acción voluntaria de Dios, nos trae a Jesús para que creamos en Él. Esto es, en esencia, elección incondicional. Clic para tuitear

Por si fuera poco, en Juan 15:16, tenemos una afirmación que claramente apoya el punto de la elección: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os escogí a vosotros”. El contexto es la última cena, Jesús está dando algunas noticias no tan agradables para ellos, especialmente que Él estaba por partir. También, les ha animado a la perseverancia y está pronto a advertirles de la inminente persecución que vendrá a ellos por seguirle. En medio de esto, Jesús quiere recordarles algo, no fueron ellos los que lo escogieron, fue Jesús quien los escogió. Eso cambia la perspectiva para el futuro, eso da seguridad y, eso también nos lleva al siguiente punto.

Perseverancia de los santos.

La perseverancia de los santos enseña que aquellos que creímos en el evangelio perseveraremos en la fe hasta la glorificación, por nuestra propia perseverancia y por el poder de Dios. Siguiendo el versículo de Juan 15:16, vemos que Jesús no sólo había escogido a sus discípulos, sino que los había puesto para que llevaran fruto, pero para que ese fruto permaneciera. Como ya hemos visto, en el contexto Jesús les animó a perseverar por la persecución que les vendría. Entonces, Jesús les garantiza que el fruto permanente está seguro, porque su salvación no depende de una elección que ellos hicieron, sino de la elección de Jesús.

Si volvemos a Juan 6 encontraremos esta misma relación entre la elección y la perseverancia. Juan 6:39-40 constituyen una de las evidencias bíblicas más fuertes para la perseverancia de los santos. Jesús dice que la voluntad del Padre es que Él no pierda nada (o a nadie) de los que le dará para salvación, sino que los resucite en el día postrero. Lo mismo se repite en el v. 44 que ya hemos visto, Jesús está comprometido con la voluntad del Padre, preservar a todos los que han creído en Él hasta el día de la resurrección. Amigo, Jesús está más comprometido en nuestra perseverancia que nosotros mismos, eso debería darnos seguridad.

Jesús está más comprometido en nuestra perseverancia que nosotros mismos, eso debería darnos seguridad. Clic para tuitear

Y si este pasaje no te da dicha seguridad, miremos Juan 10:27-29. Jesús dice que Él les da vida eterna a sus ovejas, que no perecerán jamás y, nadie las va a arrebatar de sus manos. Que grandiosa promesa, el Buen Pastor está comprometido a que sus ovejas nunca se aparten de su mano. Pero no sólo el Buen Pastor, Dios Padre, que es mayor que todos, también está comprometido; NADIE PUEDE ARREBATARLE A SUS HIJOS. La perseverancia de sus hijos no descansa al final de todo en la capacidad de sus hijos, descansa en su poder.

¿Era calvinista el apóstol Juan?

Por supuesto que no. Aunque quizá estés pensando que con este artículo solamente quiero defender un sistema teológico, en realidad no. Mi intención no es defender el calvinismo, mi intención es defender lo que la Biblia enseña. Cuando me enfrenté al evangelio de Juan verso por verso, interpretando cada párrafo, oración o palabra desde el griego y en su contexto, me di cuenta de que Juan registró mucho de lo que algunos luego comenzaron a llamar “calvinismo”. Si quieres, no lo llames así, llámalo como quieras, pero no podemos negar que estas enseñanzas están ahí. Estas doctrinas son bíblicas, más de lo que tus prejuicios quizá te han llevado a pensar. Si tan sólo un libro de la Biblia enseña tanto sobre ellas, imagínate lo que enseñan los otros 65 libros al respecto.

Al final, lo mas importante de todo es recordar que Dios nos dejó estas enseñanzas para llevarnos a una vida que le glorifique a Él como el héroe de la historia; al sabernos totalmente depravados, pero amados incondicionalmente y con nuestra salvación asegurada por su poder; nuestra respuesta debe ser vivir para su gloria, seguros y con la firme esperanza de nuestra glorificación. Mi salvación comienza en el Señor y descansa en Él.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos también

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social