Sábado, noviembre 25, 2017
Banner Top

Hace unos días tuve la oportunidad de escalar el volcán Iztaccíhuatl (“la mujer dormida”). Ésta es la tercera montaña más alta de México, con una altura aproximada 5,200 m. de altura. Para mí, ésta fue una travesía para admirar la grandeza de Dios a través de su creación. Sin embargo, noté que para muchos montañistas, sobre todo aquellos que son profesionales, ésta travesía es todo un culto panteísta. Es decir, para ellos la montaña es dios y toda la asombrosa naturaleza alrededor es dios. Entonces, escalan a la cima, para contemplar la naturaleza y tener una especie de experiencia espiritual. Ésta es una filosofía de vida que caracteriza no sólo a montañistas, sino a cientos de aventureros que viajan sólo con sus mochilas para tener encuentros con la naturaleza en todas partes del mundo. La “madre tierra”, la vida en los alimentos, o el culto a la naturaleza que vimos en Avatar, todo es mas de lo mismo. No cabe duda que ésta filosofía es idolatría, es una forma moderna de aquellos cultos creados por civilizaciones antiguas.

Con respecto a la naturaleza, se pueden cometer dos errores: algunos le darán demasiada importancia, al grado de idolatrarla, y otros simplemente vivirán ignorándola. Los cristianos cometemos el segundo error, ignoramos no sólo la creación y lo que ella nos grita, sino ignoramos también lo que la Biblia nos enseña al respecto. Sin duda alguna, como creyentes deberíamos aprovechar más este fantástico recurso, voltear más la mirada hacia el mundo creado que nos rodea y admirar al creador. Disfrutar a Dios a través de lo que él ha creado es válido, John Piper lo dice así:

Si el ver la gloria de Dios es una causa espiritual apropiada de nuestro gozo en Él, entonces el contemplar físicamente los cielos, el sol, la luna, las estrellas, las nubes, los amaneceres, las puestas de sol y las tormentas, es un medio apropiado de ayudarnos a tener regocijo en Dios.

La creación cuenta la gloria del creador.

Pongamos las bases de lo que estoy por proponer. ¿Te has preguntado por qué Dios creó un mundo tan asombroso? Piensa un poco en esto, Él pudo haber creado un mundo diferente, no tan atractivo, pudo hacer las flores de un mismo color todas, pudo haber creado sólo un tipo de pez y pudo haber creado al ser humano más parecido a un simio. Pero no, Dios, como todo un artista, dio cada pincelada de la creación con un propósito y así formó una obra de arte. ¿Para qué? Para mostrar su gloria. De la manera en que un pintor muestra su talento con su pintura, él muestra su grandeza con el universo creado. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos” (Sal. 19:1).

Para ser más específico, el apóstol Pablo en Romanos 1:20 habla de aquellas atributos divinos que Dios muestra por medio de la creación; “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo”. Entonces, cuando Dios creó el mundo tenía una cosa en mente, quería revelarse a nosotros. A esto en teología se le conoce como revelación general. ¿Qué es lo que reveló en la creación? Primero, su eterno poder. Con el adjetivo “eterno” el apóstol está enfatizando la magnitud de ese poder, es decir, su poder no se limita al tiempo y al espacio, transciende todo. La creación manifiesta la capacidad que él creador tiene. Luego, su deidad, es decir, su divinidad. La creación demuestra que hay un creador, y que por tanto, ese creador tiene que ser un ser divino, tiene que ser el único Dios digno de exaltación.

Cuando Dios creó el mundo tenía una cosa en mente, quería revelarse a nosotros. Clic para tuitear

La creación nos invita a glorificar al creador.

Siguiendo con el pasaje de Romanos, es claro que Pablo quería enfatizar lo que no hizo el ser humano con la revelación que Dios le dio en la creación. Ubicándonos en el contexto, el apóstol está denunciando la caída del hombre, que envuelve a todos, judíos y gentiles. El ser humano tenía que responder en adoración al creador, pero en lugar de eso, “habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias” (Ro. 1:21). Después comenzaron a adorar la creación, justo como lo que describí al principio que hacen todos esos montañistas y “mochileros”. Con todo ello, se sobreentiende que Dios quiso mostrarnos con su creación lo grandioso que es, para que nosotros nos volquemos a Él en gratitud y alabanza. Dios hizo el mundo y el universo tan asombroso, no sólo para manifestar su grandeza, sino también para que nosotros respondiéramos a ello en alabanza.

IMG_3777

La creación es un medio para gozarnos en el creador.

Pero Dios no sólo estaba pensando en su alabanza, también estaba pensando en nuestro gozo. Salmos 92:4 dice; “por cuanto me has alegrado, oh Jehová, con tus obras; en las obras de tu mano me gozo”. ¿Está mal disfrutar un paisaje increíble? ¿Está mal alegrarte viendo una puesta de sol en el mar? ¿Está mal escalar una montaña con el fin de ver la grandeza de Dios en la creación? Para nada. Más de uno de nosotros debería retomar esta actitud del salmista, aprender a disfrutar la creación de Dios, no por lo que la creación es en sí misma, sino por lo que la creación nos muestra; que Dios es asombrosamente poderoso y grande.

¿Cómo usar la creación para la gloria de Dios?

Quizá te suene raro, pero yo subí al Iztaccíhuatl para la gloria de Dios, mi principal deseo era admirar la belleza del creador a través de su creación. Puedes decir que estoy loco, pero Pablo dijo que hiciéramos todo para la gloria de Dios (1 Co. 10:31) y que todo lo que Dios creó es bueno y podemos tomarlo con acción de gracias (1 Ti. 4:4-5). Y aunque el apóstol está hablando de comida en estos textos, el punto es el mismo: podemos tomar aquellas cosas que Dios ha creado y disfrutarlas glorificando a Dios y dándole gracias.

Podemos tomar aquellas cosas que Dios ha creado y disfrutarlas glorificando a Dios y dándole gracias. Clic para tuitear

No sé cuáles sean tus gustos, quizá no te guste lo de escalar una montaña o no esté en tus posibilidades hacerlo. No estoy proponiéndote escalar, estoy proponiéndote que aproveches el recurso de la creación como un medio más para glorificar y disfrutar a Dios. Esto no está por encima de las Escrituras o la oración, simplemente te estoy invitando a aprovechar más aquellas cosas que quizá ya haces. Quizá sea buena idea glorificar a Dios y disfrutarle mientras vez un documental sobre el mundo creado. Quizá prefieras hacerlo con un buen corte de carne asado o unos camarones al ajo. Quizá para ti sea mejor salir a correr temprano por las mañanas y disfrutar los colores del amanecer. O mejor aun, admirando a tu esposa o a tus hijos; después de todo somos la corona de la creación (Sal. 8). Sea como sea, no tenemos excusa, hay un universo a nuestro alrededor hablándonos de la grandeza del creador, aprovechémoslo.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social