Sábado, noviembre 25, 2017
Banner Top

Hace unos días se estrenó “Batman v Superman”, y en sólo una semana ha roto cualquier cantidad de récords a pesar de la polémica que ha despertado con opiniones encontradas, la critica la odia y los fans la aman. Aquí en CONTEXTICO nos gustó mucho¹, no sólo porque somos fans de DC Comics, sino también porque es una película que nos ha dejado mucho que analizar teológicamente. Aunque hay muchas cosas en la cinta que podríamos analizar, los temas más profundos son en torno a la persona de Lex Luthor y su manera de concebir la vida. Este Luthor, aunque en una versión diferente a lo que se estaba acostumbrado, nos ha parecido un excelente villano², un Lex que odia intensamente a Superman y, por lo tanto, quiere su fin. La razón por la que odia a Superman es porque la humanidad (idólatra, como suele suceder) lo ha convertido en su nuevo dios y el joven Luthor es ateo. Su ateísmo queda reflejado en una plática que tiene con Superman, donde afirma que; “Si Dios fuera todo poderoso, no sería del todo bueno, y que -por lo tanto- si Dios fuera del todo bueno, no sería todopoderoso”. El ubica a Dios de esta manera, pensando en que Dios nunca evitó (porque no quiso o porque no pudo) que su padre le maltratara en su infancia.

Este pensamiento ha estado arraigado desde siglos atrás en las mentes ateas y también, en aquellas resentidas con Dios por alguna tragedia vivida, por traumas del pasado, o por la moda de “parecer inteligente”, donde, desde este punto de vista; Dios no quiso actuar (por lo tanto no es bueno) o Dios no pudo actuar (por lo tanto no es todopoderoso). Este es uno de los principales argumentos del ateísmo. Durante siglos, muchos han hecho esta pregunta; ¿Cómo puede Dios ser bueno y todopoderoso a la vez si existe tanto sufrimiento en el mundo?

batman-v-superman-ciudad-juarez

En este artículo queremos responder al ateísmo de Lex Luthor, y de muchos más. Pero, quiero advertir que este artículo no pretende ser una respuesta exhaustiva y final a este argumento de Lex. Sin duda hay muchos libros de hombres muchos más sabios que nosotros que podrías leer al respecto y tener una respuesta mucho más profunda y contundente. Pero ahora queremos que le des un vistazo a este dilema y conocer en términos generales nuestra respuesta a esta afirmación.

El sufrimiento no es culpa de Dios.

Lo primero que tenemos que decir es que el sufrimiento no es culpa de Dios. Todo el sufrimiento del mundo, aun los sufrimientos que vienen por fenómenos naturales, son por culpa del ser humano. Dios no creo un mundo sujeto al sufrimiento, cuando el creo todo, aun al ser humano, Dios vio que todo era bueno (Gen 1:31). No había pecado, por tanto, no había ningún sufrimiento que el hombre pudiera causar, ni ningún castigo que Dios tuviera que traer al ser humano. Pero, todo cambió cuando el pecado entró al mundo POR UN HOMBRE y así la muerte pasó a todos los hombres (Ro. 5:12). Con el pecado, el hombre comenzó a fabricar un mundo lleno de sufrimiento, causándose catástrofes para sí mismo. La muerte nos encerró en un círculo de dolor, en el que no importa quien seas, tarde o temprano sufrirás por causa de la muerte. Así que, no le echemos la culpa a Dios por el sufrimiento. El Creador nos dio un libre albedrío y el primer hombre, nuestro representante, lo desperdició eligiendo el pecado y ahora estamos sujetos a un mundo de dolor.

No le echemos la culpa a Dios por el sufrimiento. Dios nos dio un libre albedrío y el primer hombre lo desperdició. Clic para tuitear

El sufrimiento y la soberanía de Dios.

Aunque algunos solo responderían con el argumento anterior, en realidad queda un problema aún más profundo; sí Dios es todopoderoso y bueno, pero además es soberano, ¿Como puede existir el mal?. Permíteme explicarlo mejor; si todo lo que pasa en este mundo (aun el dolor, la muerte e incluso la caída de Adán) pasa porque Dios así lo ha planeado o así lo ha permitido, ¿Como podemos decir que Él sigue siendo bueno? ¿Acaso no la soberanía de Dios termina haciendo a Dios culpable del sufrimiento? ¿Acaso no podría Él con su soberanía y omnipotencia acabar con el dolor? Si es así, ¿Por qué no lo hace? Si Dios tiene la capacidad y la autoridad en el universo para acabar con el sufrimiento de una vez por todas, el hecho de que no lo haga, ¿No convierte a Dios en un ser cruel y tirano o en un ser débil que en realidad no puede acabar con el dolor?

El sufrimiento desde la perspectiva eterna.

La respuesta bíblica es clara; Dios es todopoderoso (Lc 1:37, Apo 11:17, 1:8, Jer 32:27), bueno (Sal 34:8, 86:5, 100:5) y a la vez absolutamente soberano (Isaias 46:9-10, Salmo 115:3, 135:6), aun en el sufrimiento. Pero la respuesta al dilema que esto nos presenta es algo compleja. Aunque el sufrimiento no es culpa de Dios, el sufrimiento si es usado por Dios para sus propósitos. Tan sólo basta leer el libro de Job para entender que en su soberanía, Dios permite, planea y usa el dolor. ¿Pero cómo puede Dios seguir siendo bueno? El punto radica en entender que Dios tiene propósitos más profundos en cada acto que orquesta en el universo. En toda la historia que Dios está escribiendo, el sufrimiento juega un papel importante, que visto desde la perspectiva eterna de Dios no luce tan mal como desde nuestra perspectiva. Hay que recordar que Dios es eterno y omnisciente, por tanto, el mira toda su historia de redención en el pasado, presente y, sobre todo, futuro. Nosotros por el contrario sólo miramos nuestro presente doloroso, y desde esa perspectiva, el dolor luce bastante malo. La mejor ilustración para esto es la que Jonathan Edwards dio; él dijo que Dios es como un pintor que para hacer una pintura hermosa en ocasiones tiene que poner tonos oscuros, que vistos por si solos no lucen tan bien, pero vistos desde la perspectiva de todo el cuadro cobran sentido y la pintura luce mucho mejor que sin ellos. Así es; Dios, en su soberanía hace, planea y permite cosas que por sí solas son dolorosas y no lucen bien, pero vistas en toda su historia cobran sentido y esta luce mejor que sin ellas.

Dios, en su soberanía planea y permite cosas que no lucen bien, pero vistas en toda su historia, cobran sentido. Clic para tuitear

El sufrimiento en los propósitos de Dios

Aunque no podemos tener una respuesta especifica al propósito que Dios tiene en cada sufrimiento en particular, si podemos tener una respuesta general al propósito que Dios tiene para el sufrimiento en general. El propósito de Dios en todo lo que hace, como ya lo hemos explicado en un video, es glorificarse a sí mismo y en ello nosotros obtenemos nuestro mayor gozo. De esta forma, mientras Dios se glorifica, Él sigue siendo bueno, porque nosotros obtenemos el mayor bien que podamos recibir. Entonces, lo mismo podemos decir con respecto al dolor, Dios está usando el sufrimiento para glorificarse y para que nosotros obtengamos el mayor bien posible. Es por ello que ante el dolor si puede existir un Dios que es soberano y a la vez sigue siendo bueno.

Lex-Luthor-Batman-V-Superman-Hair-Jesse-Eisenberg

El sufrimiento y el evangelio.

Si tienes duda de lo que estoy proponiendo, sólo mira a la cruz. El acto en el cual Dios más se glorificó y el acto en el cual nosotros obtuvimos el mayor gozo fue forjado en medio del sufrimiento. De hecho, me atrevo a decir, junto con John Piper, que la principal razón por la que existe el sufrimiento es porque un día Dios mismo se encarnaría para sufrir en nuestro lugar y ganar así una vida eterna en la cual no habrá más dolor. El evangelio no existiría si la muerte (y con ello el sufrimiento) no hubiera entrado al mundo. Jesús no se hubiera encarnado y la gloria del evangelio no hubiera brillado sobre nosotros si el dolor no hubiera llegado al mundo. Más allá, nosotros no hubiéramos experimentado la gracia de Dios de la misma manera, si el pecado, la muerte y el dolor, nunca hubieran existido. El sufrimiento tenía un propósito eterno en la mente de Dios, el evangelio mismo.

El sufrimiento tenía un propósito eterno en la mente de Dios, el evangelio mismo. Clic para tuitear

Al final de todo, el evangelio termina siendo la respuesta al dilema de Lex Luthor y de muchos ateos más. En el evangelio, Dios demuestra su soberanía planeando y usando el sufrimiento para su gran plan y propósito en la historia. En el evangelio Dios demuestra su bondad a pesar del sufrimiento usando este mismo para nuestro bien. Pero más allá, en el evangelio, Dios demuestra su poderío sobre el sufrimiento, dándole un golpe de muerte a la muerte y con ello al dolor. Esta es la respuesta más importante, en realidad Dios ya venció al sufrimiento y los que hemos confiado en Cristo esperamos el estado eterno en una tierra nueva sin dolor, llenos de gozo viviendo en adoración al creador. Dios al final de la historia demostrará su poder sobre el sufrimiento acabándolo de una vez por todas, victoria que ya comenzó en la cruz, cuando el mismo cargó con el dolor. Por esto, decimos firmemente que Lex Luthor está equivocado, Dios si es todopoderoso y bueno a la vez, además de soberano. AL FINAL DE TODO, LO DEMOSTRARÁ.

 


¹ Aunque nos haya parecido una gran película, esta es una opinión personal que se basa en nuestros gustos cinefilos. Nos encantan los cómics y nos gusta mucho lo que Batman y Superman representan, pero bajo ningún punto de vista, estamos diciendo que a todos les tiene que gustar la película. Si tu deseas abstenerte porque no piensas que el cine sea edificante, o porque la película te ha parecido muy fuerte en su contenido teológico, demasiado compleja o aburrida, haces bien. Lo que si debemos aclarar, es que si estás pensando en llevar a niños, lo pienses bien, o mejor aun, veas tu primero la película, porque esta contiene conceptos complejos y violencia en un grado considerable.

² El Lex Luthor de esta película nos ha parecido un gran villano, no porque aprobemos su locura o sus puntos de vista, sino porque el representa los valores morales que un villano debe tener, no solo por su manera de concebir a Dios, sino también por su manera de concebir el mundo entero. Este Lex es muy malo, y Batman, Superman y Wonder Woman no son tan buenos como quisiéramos, pero sin lugar a dudas, Lex pronto pagará las consecuencias.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social