jueves, octubre 19, 2017
Banner Top

Antes de entrar en materia, quisiéramos aclarar que en este canal confiamos en las doctrinas de la Gracia, pero eso no quiere decir que este articulo sea exclusivo de calvinistas.  Este articulo va dirigido a calvinistas y no-calvinistas; a los primeros, les dará un impulso de ánimo sobre la paternidad, a los segundos, les mostrará que nuestra confianza en estas doctrinas se extiende y debe extenderse a toda nuestra vida. La teología no sólo debe afectar nuestra mente, sino nuestro corazón y cada esfera de la vida en nuestro día a día. Esto se hace muy cierto en la vida familiar.

Como escribí hace unos meses en el artículo “Lo que he aprendido de la paternidad”, soy padre de dos niños. Uno de ellos está por llegar a los dos años, lo cual significa que estamos comenzando los años más intensos de la crianza. En los últimos meses, las experiencias paternales me han llevado a preguntarme, ¿Cómo afectan o como deben afectar mis convicciones soteriológicas (teología de la salvación) la manera en la que soy Padre? Dicha pregunta surge de las preguntas que cualquier padre de convicciones doctrinales fuertes se haría sobre su hijo y éstas muchas veces giran en torno a la elección incondicional, la gracia irresistible e incluso, la expiación limitada (o particular). Así que, en este artículo veremos algunas verdades de las Escrituras que pueden transformar tu manera de ver la crianza de tus hijos.

¿Qué tan malo es mi hijo?

El primer tópico de los famosos cinco puntos del calvinismo es la Depravación Total. Esta doctrina es la que quizá tenga más impacto sobre la manera en que instruyes a tus hijos. Con esta doctrina, tu comienzas desde la verdad de que tu hijo es naturalmente pecador. Pablo dice en Efesios 2:1-3 que los seres humanos son naturalmente “hijos de desobediencia” y por tanto, “hijos de ira”, esto incluye a nuestros hijos. En Ro. 3:10 dice que “no hay justo ni aún uno”, lo cual incluye a tus pequeños. Y al igual que David, tus hijos nacieron pecadores (Sal. 51:5). Entonces, nuestros hijos no son unos angelitos como el mundo trata de decirnos, por muy lindos que sean, son naturalmente pecadores.

Esta verdad sin duda concuerda con el accionar de mis hijos y los tuyos. En casi dos años que hemos estado con nuestro hijo mayor, me ha sorprendido la capacidad que tiene para ser rebelde. Nadie le enseñó a desobedecer, nadie le enseñó a decir que no, nadie le enseñó a llevarle la contra a sus padres, esto viene en su ser, es parte de su naturaleza caída. Y no quisiera que me mal entiendas, yo amo a mis niños, pero sé el potencial que tienen para pecar. La Biblia es clara, mis hijos pecan porque eso es lo que son: pecadores.

¿Serán salvos mis hijos?

El primer punto del calvinismo nos muestra la gravedad de la situación en la que nuestros hijos se encuentran. Después de entender bien la doctrina sobre el pecado, te das cuenta de lo necesitados que están tus hijos de la salvación. Ellos son pecadores, tan pecadores que no podrán salvarse a sí mismos, ellos necesitan alguien que les salve de sus pecados y de la ira de Dios. Sin embargo, las Escrituras nos enseñan que los que reciben la salvación son aquellos a los que Dios escogió. Entonces, aquí muchos calvinistas flaquean y se preocupan preguntándose si Dios habrá escogido a sus hijos. Pero al hacer esta pregunta te alejas de la manera en la que la Biblia presenta esta doctrina.

Si notas, siempre que Pablo habló de la elección incondicional, se dirigió a creyentes, personas que evidenciaban que habían sido escogidos. Esta doctrina, en la mayoría de los casos se enseñó para dar seguridad de salvación y propósito para la vida cristiana de los ya creyentes. Pablo nunca habló de la predestinación con un no creyente. Los cristianos del Nuevo Testamento nunca trataron de adivinar o descubrir quiénes habían sido escogidos. No es la manera en la que se aborda esta doctrina en la Biblia, y no es la manera en la que deberíamos de abordarla nosotros.

Mi tarea no es escudriñar la mente de Dios, sino llevar a nuestros hijos a Jesús, confiando en la soberanía de Dios. Clic para tuitear

Por el contrario, lo que vemos en la Biblia es un pueblo que confía en la predestinación y, por ello, comparte el evangelio. Vemos a Pablo quedándose en Corinto por el pueblo que Dios ya tenía ahí (Hch. 18:9-10) y lo vemos soportando lo que fuera por amor de los que Dios había escogido (2 Ti. 2:10). Nuestra actitud como padres debería ser la misma, no la de un hombre preocupado, sino la de un evangelista que confía en la predestinación de esas pequeñas almas y comparte el evangelio en todo momento con ellos. Nuestra tarea como padres no es escudriñar la mente de Dios para ver si él escogió a nuestros hijos, nuestra tarea es llevarlos a Jesús, confiando en la soberanía de Dios. Déjame aclarar lo que deberíamos hacer en los siguientes tres puntos:

  1. Compartimos el evangelio a nuestros hijos.

Nuestra tarea como padres no es principalmente llevar a nuestros hijos a realizar sus metas, obtener buenos estudios, un buen trabajo y buena economía. Podríamos lograr todo eso, y seguiríamos mandándolos al infierno. Nuestra principal tarea como papás es conducir a nuestros hijos a Cristo. Pero no te confundas, no se trata de introducirlos a una religión más y hacerlos cumplir ciertas reglas. Ni siquiera se trata primeramente de que ellos asistan cada domingo a la iglesia. Se trata de que ellos pongan su confianza en Jesús para su salvación y que le sigan por el resto de sus días reconociéndolo como su Señor. Para ello, se necesita más que un número de reglas, se necesita compartir el evangelio con ellos. Necesitamos vivir el evangelio en nuestros hogares, modelarlo y hablarlo, aprovechar cada momento para explicarles la obra de Jesús en la cruz.

  1. Confiamos en la soberanía de Dios.

La soberanía es el atributo de Dios que sustenta las doctrinas de la gracia (calvinismo). Creemos firmemente, por lo que enseña la Biblia, que Dios es soberano para salvar, de Él, y únicamente de Él depende el ser salvos. La salvación pertenece a Dios, no es del que quiere, ni del que corre, sino de quien Dios tiene misericordia, nadie va a Jesús si no es traído por el Padre. Y al querer llevar a nuestros hijos a la salvación en Cristo, estas verdades nos sostendrán. Dios puede salvarlos, Él tiene todo el poder y la soberanía para ejercer su gracia, quebrar el corazón pecador nuestros hijos y llevarlos a Jesús. Cuando mis intentos fallen, puedo descansar en que Dios es soberano y que de Él viene la salvación.

  1. Oramos por su salvación.

Esta confianza en la soberanía de Dios me lleva al punto en el que más debe verse reflejado tu teología en tu forma de criar a tus hijos; la oración. Un papá calvinista entiende la importancia de orar por la salvación de su hijo. Yo sé lo malo que mis hijos pueden ser, y también se, que, si han de ser salvos, será por la gracia soberana de Dios. Debo entonces orar día a día que Dios tenga misericordia de mis pequeños, que Dios ejerza su gracia para llamarlos, despertarlos y regenerarlos, y que Dios los preserve para que perseveren hasta el fin. La soberanía de Dios en la salvación nos lleva a orar más por la salvación de nuestros hijos.

La soberanía de Dios en la salvación nos lleva a orar más por la salvación de nuestros hijos. Clic para tuitear

Nuestro anhelo es que la Teología no se vuelva un tema frio y sin implicaciones prácticas en la vida de los creyentes; tampoco que se vuelva un obstáculo para la paternidad, sino que la doctrina sea el centro de nuestro accionar como creyentes, y como padres. Al final, conocer estas verdades bíblicas debe ser un bálsamo de confianza que nos dará descanso en la seguridad de que Dios está al control de la vida de nuestros hijos.

Carlos
Esposo y Padre. A punto de partir al campo misionero transcultural. Estudió una Lic. en Teología. Carlos y su familia tienen un corazón apasionado por las misiones, así que planea pronto dedicar su vida a anunciar el nombre de Jesucristo donde no ha sido predicado.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social