Miércoles, Septiembre 20, 2017
Banner Top
El pensamiento contemporáneo afirma que “lo que parece irracional debe ser rechazado”. Tristemente este pensamiento ha dañado la cosmovisión cristiana. Lo curioso es que este pensamiento no ha sido adoptado uniformemente, a tal punto que solo nos hemos limitado a rechazar aquello que no nos gusta, y rompemos con la máxima movidos por el subjetivismo con el que los occidentales tratamos normalmente la biblia.
Durante mucho tiempo la palabra calvinismo ha sido deformada por sus detractores, así como también por sus “seguidores mas radicales”. En estos extremos se crearon dos corrientes, las que se conocen como Arminianismo e Hiper-Calvinismo. Los que siguen estas doctrinas han terminado por caricaturizar el pensamiento calvinista. Siempre he escuchado comentarios que denotan una ignorancia total de los puntos del calvinismo; uno de los mas comunes es que “si el calvinismo fuera cierto, entonces todos seríamos robots”. O aquel comentario que incluso Pablo confronta en Romanos 9 que demuestra una arrogancia tal de nuestra parte que nos atrevemos a decir que creer en eso sería creer en un “Dios injusto”. ¡Oh! si tan solo nos dejáramos de guiar por nuestros sentimientos y nuestra razón y fuéramos mas a la biblia; nos evitaríamos muchas escenas ridículas de un vaso de barro creyendo saber mas que el alfarero:
¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? EN NINGUNA MANERA. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece.
Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?
(Romanos 9.14–21)

 

 

El punto de este articulo no es una disertación con 50 textos bíblicos a favor del calvinismo, ni una guerra doctrinal, pues no es nuestra intención hacer prosélitos hacia una doctrina, y tampoco somos muy asiduos a etiquetas teológicas  Lo único que deseamos es que la filosofía contemporánea no afecte nuestra comprensión de elementos básicos en el evangelismo. Es por eso que usaré dos ejemplos bíblicos, los cuales estoy seguro que cual sea la denominación o corriente doctrinal de donde usted venga, las afirmará y será un fiel defensor. El uso de estos dos ejemplos nos podría llevar, con la obra del Espiritu Santo (y no mis palabras) a considerar creer dos cosas que en nuestra mente terrenal, nos parecen imposibles de unir. Comencemos con los milagros.
¿La biblia afirma los milagros? Por supuesto. Estoy seguro que usted, si es un cristiano, afirmará esto. Usted debe estar consciente y seguro de todas las maravillas que hizo Jesús y sus apóstoles aquí en la tierra, tales hechos fueron reales y auténticos, así como todos los eventos sobrenaturales que Dios hizo en el Antiguo Testamento. Por supuesto que si le preguntas a un pensador secular te dirá que esto es irracional e imposible, tales cosas como un diluvio universal, un mar abierto, lluvia de comida en el desierto, peces multiplicados, lenguas de fuego, gente resucitando, etc, son algo imposible de concebir en la mente humana. Pero usted cree esto y lo defendería sin lugar a dudas, usted cree en un orden de la naturaleza, y también cree que ese orden puede ser roto por un Dios soberano, Dios sobre toda la creación.
¿La biblia afirma la deidad de Cristo? Por supuesto. Estoy seguro que usted, si es un cristiano, afirmará esto. Pero eso es tan irracional para los pensadores seculares hoy en día que incluso muchos “cristianos” parecen estar doblando las manos ante los ataques liberales, derrumbando así toda la base de nuestra Fe. La biblia afirma que Jesucristo es eterno, el verbo era con Dios, y que el mismo era Dios (Juan 1:1). Jesucristo Afirmó que él y el Padre son uno mismo (Juan 10:30). La biblia afirma que Jesucristo era el mismo verbo, y que ese verbo fue hecho carne (Juan 1:14). Esto nos lleva a la clara conclusión de que Jesucristo era Dios hecho carne. Ahora dile a tu mente que una estos pensamientos: dos personas diferentes son una sola. Dios nació en un pesebre. Dios murió como un malhechor. Esos son pensamientos que cualquier liberal rechazaría en segundos afirmándote lo irracional que son tales declaraciones. Pero usted cree en esto y lo defendería sin lugar a dudas, usted cree en un Dios eterno e inmenso, pero también usted cree que ese Dios vino a la tierra como siervo, como un hombre, quien después sería asesinado.
Usted está atentando contra lo que el mundo nos quiere vender, y por eso lo felicito, pues la biblia es nuestra brújula en este peregrinaje. Pero ¿Porque no tener ese mismo espíritu para todo lo que la biblia nos afirma? La biblia afirma que Dios es soberano en la salvación, aquí podría seguir un ejercito de textos bíblicos que afirman esto, los únicos que usan los Hiper-calvinistas. Ahora, la biblia también afirma que el hombre es responsable de responder al evangelio, aquí también podría venir un ejercito muy armado de textos bíblicos que afirman esto, los únicos textos que usan los Arminianos. Mencionaré puntos que afirman las Escrituras sobre la soberanía total de Dios en la salvación y posteriormente un punto, suficiente y contundente que se afirma en las Escrituras sobre la responsabilidad del hombre en su respuesta al evangelio:
  • Dios nos eligió antes desde antes de la fundación del mundo:
según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad (Efesios 1.4–5)
Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. (Romanos 8.29–30)
  • Dios NO nos eligió en base a obras o alguna acción que haríamos en el futuro:
(pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. (Romanos 9.11–13)
No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros… (Juan 15.16)
  • Dios es el único que puede determinar si alguien vendrá a Cristo:
Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre. (Juan 6.65)
Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. (Romanos 9.16)
Ahora intenta mezclar esto en el mismo plato de los puntos anteriores:
  • El hombre es responsable de su respuesta al evangelio:
…antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. (Lucas 13:5)
 Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados… (Hechos 3.19)
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. (Juan 3.18–19)
y no queréis venir a mí para que tengáis vida. (Juan 5:40)
¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste! (Mateo 23.37)
Solemos ser tan orgullosos en pensar en que las reglas de Dios deben adaptarse a nuestras reglas y que su mente debe ser igual de finita que las nuestras. En nuestro razonamiento, el decir que Dios es soberano en la Salvación pero que el hombre es totalmente responsable de su respuesta al evangelio son contradicciones y ambas cosas no pueden habitar juntas. ¿Porque no creer ambas cosas? La biblia contundentemente las afirma. Te animo a ser humilde y reconocer que Dios es infinitamente sabio y el determinó que así fuera. ¿Crees que Dios nació en un Pesebre y no puedes creer esto? ¿Crees que un Pueblo atravesó a través del mar y no puedes creer esto?
Por último, solo quisiera explicar como entendemos que ambas creencas son parte de la misma moneda y totalmente complementarias. La biblia afirma otro punto:
  • El hombre no puede, ni quiere buscar a Dios por su propia voluntad:
Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8.7–8)
Como está escrito:
    No hay justo, ni aun uno;
    No hay quien entienda,
    No hay quien busque a Dios.  (Romanos 3.10–11)
La biblia entonces declara que el hombre es responsable de aceptar o rechazar el evangelio, pero la misma biblia declara que el hombre nunca podrá aceptar el evangelio por cuanto el no quiere hacerlo, ya que no quiere buscar a Dios. Por eso Dios obra poderosamente y milagrosamente en nuestras vidas, al punto de regenerarnos aun estando muertos:
aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)  (Efesios 2.5)
Dios sabiendo que nunca íbamos a querer creer en él y que íbamos a rechazarle, nos concedió la Fe, ciertamente algo que Dios nos da, no algo que nace en nosotros, provocando así una respuesta voluntaria de nuestra parte para responder positivamente al evangelio:
Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. (Efesios 2.8–9)
Entonces, no se trata exclusivamente de adoptar el calvinismo como tu bandera. Pero si te animo a ser mas humilde y no querer imponer a Dios tus razonamientos acerca de la salvación. El Arminiano y el Hiper-calvinista no quieren creer ambas cosas, es por eso que uno abolió la soberanía de Dios en la salvación y otro abolió la responsabilidad del hombre en su respuesta al evangelio.
Adrián Capitaine
Esposo de Llanura. Pastor de Horizonte Villahermosa. Estudió Biblia y Teología en el IDEX y posteriormente en el IBDA. Ahora también sirve como maestro en este último.

Doy gracias a Dios que me salvó y me tuvo por fiel para el ministerio.

"Estad contentos con ser nadie, porque eso es lo que sois" - Spurgeon.

Related Article

Loading Facebook Comments ...

1 Comment

Adrian Capitaine Valenzuela 11 Noviembre, 2015 at 12:24 am

Gracias a Dios por tu vida y ministerio. Dios te siga usando para su gloria .

Deja un comentario

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos también

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

FOLLOW US

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Advertisement

img advertisement

Social