miércoles, diciembre 12, 2018
Banner Top

Piensa un poco en las palabras que sueles dar a tus familiares cada año en la cena de navidad. ¿Acerca de qué son tus palabras? Nuestras palabras para estas fechas reflejan el verdadero motivo de nuestra celebración y tristemente en las palabras de algunos se nota que Jesús no es el centro de su celebración. Aquí quiero compartir algunas verdades que la gente no menciona mucho en estas fechas, pero que son tan importantes que pueden cambiar nuestra percepción de lo que celebramos.

  1. El nacimiento de Jesús sucedió debido a nuestra incompetencia.

         Seguro lo que menos escucharás en estas fechas serán acusaciones, criticas o malos comentarios acerca de tu persona. Mucho menos cuando en estas fechas pretendemos vernos lo mejor presentables posibles. Nadie hablará de la razón de la Navidad (entendiendo navidad como la celebración de la natividad de Jesús), porque si habláramos de dicha razón, tendríamos que hablar mal de nosotros mismos. Y debido a que el común de las personas no lo dirá, lo diré ahora mismo: la natividad de Jesús sucedió debido a que tú y yo somos tan incompetentes para salvarnos a nosotros mismos.

Nadie hablará estas fechas de la corrupción de nuestro mundo, nadie dirá que tan pecadores somos y que tan inmerecedores somos de todo lo que orgullosamente disfrutamos en estas fechas. Nadie mencionará al primer hombre, aquel que falló y con el cual fallamos todos para hundirnos en la desgracia del pecado y de la muerte. Nadie dirá que aquel bebé nacido en Belén vino al mundo por la depravación de la humanidad y su incapacidad para salvarse.

  1. El nacimiento de Jesús no trae paz y gozo a todos.

            Hasta a mí me cuesta trabajo decirlo. No es una sentencia que me cause gozo escribir, pero, es una verdad que no podemos eludir: el nacimiento de Jesús no trae paz y gozo a todas las personas. Es crudo escucharlo, estoy de acuerdo en que no debería ser nuestro principal mensaje estas fechas, pero sigue siendo una verdad que haríamos mal en ignorarla por completo.

Una verdad que no podemos eludir: el nacimiento de Jesús no trae paz y gozo a todas las personas. Clic para tuitear

Piensa tan sólo en el relato de Mateo 2 en el que se nos presenta el contraste de las reacciones de dos tipos de personas ante el nacimiento de Jesús. Por un lado, tenemos a los magos de oriente, que ante el nacimiento de Jesús se regocijaron con gran gozo, adoraron y ofrecieron presentes. Mientras que, por otro lado, tenemos a Herodes, que buscó matar a Jesús siendo tan sólo un bebé y terminó asesinando a miles de bebés. O piensa en el pueblo judío en general, Jesús vino a ellos, pero ellos no le recibieron (Jn. 1:11). La paz y gozo del nacimiento de Jesús no es para todos, es para aquellos que lo reciben.

  1. El nacimiento de Jesús es la única esperanza.

            Jesús no trajo esperanza cuando nació, trajo LA ESPERANZA. Decirlo así tiene una connotación muy diferente. Si bien esta es una verdad que entre cristianos si diremos esta navidad, en un ambiente no cristiano esto no se puede mencionar. Navidad para muchos se trata de un tiempo de armonía en el cual no cabe mencionar una sentencia de verdad absoluta y exclusivista como el evangelio que proclamamos. Nuestro mundo postmoderno y pluralista no tolera que mencionemos que Jesús es el único camino.

Nuestro mundo postmoderno y pluralista no tolera que mencionemos que Jesús es el único camino. Clic para tuitear

Pero no podemos callar la verdad más importante de todas. La única forma en que podíamos ser salvados es que Jesús se encarnara, viviera la vida que no podíamos vivir y muriera de la forma en que nosotros merecíamos morir. Lo que celebramos en la navidad no es esperanza como un concepto vago y buenos deseos de que las cosas irán mejor. Lo que celebramos en la navidad es que nuestra única esperanza de ser salvos descansaba aquella noche sobre aquel humilde pesebre.

  1. El nacimiento de Jesús no fue tan bonito como pensamos.

            Como papá de dos niños me ha tocado vivir la expectación, nerviosismo y preocupación del momento en el que tu esposa está a punto de dar a luz dos veces. En ambas ocasiones procuramos que fuera con la mayor atención y cuidado posible, y a pesar de todo ello, es un momento de caminar de lado a lado esperando una buena noticia. Ahora transpórtate dos siglos atrás y trata de imaginar a los jovencitos padres primerizos José y María recibiendo a su primer hijo entre los olores desagradables de los animales de aquel establo. Como bien dice P. D. Tripp; “Es importante notar que los primeros olores que entraron por las fosas nasales del bebé (Jesús) no fueron aceites y perfumes, sino olores de animales”. Las condiciones del nacimiento de Jesús no fueron las más agradables y bonitas.

Pero he aquí la más importante de las cosas que nadie dirá y que todos deberíamos recordar cada navidad, Jesús no vino a tener una bonita vida. Las condiciones desagradables de su nacimiento sólo fueron el comienzo de la vida de aquel varón de dolores. El sufrimiento de Jesús no llegó en la cruz, lo siguió desde el primer aliento de su vida. Desde la persecución de Herodes siendo un bebé, hasta su sentencia en la cruz. Hoy cantamos “Noche de paz”, pero el nacimiento y la vida de Jesús no fueron de paz. Sin embargo, hoy podemos cantar “Noche de paz”, porque aquello que no fue paz para Jesús, lo hizo para traernos la paz. Jesús nació para morir, y murió para que tu pudieras volver a nacer y vivir eternamente.

Hoy podemos cantar “Noche de paz”, porque aquello que no fue paz para Jesús, lo hizo para traernos la paz. Clic para tuitear

4 verdades que puedes compartir con los demás esta navidad

Nuestros mensajes y discursos navideños con nuestras familias y amigos suelen ser muy superficiales. Solemos dar buenos deseos, animarnos, hablar bien de todos y lo adornamos con el nombre de Jesús para que suene cristiano. Pero vayamos más profundo y compartamos verdades que quizá no sean tan populares para estas fechas, pero que pueden transformar vidas. No dejemos que las cosas bonitas de esta celebración opaquen las profundas verdades que envuelven el nacimiento milagroso de Jesús. No nos conformemos con la alegría superficial de los adornos, las luces, la buena comida e incluso la familia. Déjate sorprender por estas cuatro verdades que muchos no dirán y aprovecha para compartirlas con tus familiares y amigos la próxima noche buena. Feliz navidad.

Loading Facebook Comments ...

0 Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading Disqus Comments ...

Video Mas Reciente

Video Mas Visto

Recomendamos

Suscríbete al blog

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

img advertisement